Preguntas frecuentes

¿POR QUÉ ES MEJOR LA LACTANCIA MATERNA?

CLAVES PARA UNA LACTANCIA CON ÉXITO

EL PESO DEL BEBÉ

EXTRACCIÓN DE LA LECHE.

CONSERVACIÓN DE LA LECHE

TRABAJO Y LACTANCIA.

MEDICAMENTOS Y LACTANCIA

CALOSTRO

TODOS LOS PROBLEMAS TIENEN SOLUCIÓN : pezones planos o invertidos, mastitis, pechos congestionados, grietas, crisis de lactancia..........

EL LLANTO DEL BEBÉ.

CÓLICOS DEL LACTANTE.

PREMATUROS. MÉTODO CANGURO.

CUIDADOS DE LA MADRE.

FALSOS MITOS Y CREENCIAS.

BIBLIOGRAFÍA UTILIZADA Y RECOMENDADA.

NOTA: RECUERDA QUE ESTA INFORMACIÓN NO SUSTITUYE LAS RECOMENDACIONES DE UN PROFESIONAL DE LA SALUD EXPERTO EN LACTANCIA

¿PORQUÉ ES MEJOR LA LACTANCIA MATERNA?

En la actualidad hay muchos estudios, hechos con rigor, que demuestran que los niños alimentados con leches artificiales padecen un mayor número de enfermedades, no sólo en la época de la lactancia, sino a lo largo de toda su vida.

Los bebés amamantados con leche materna son más sanos.
La leche materna posee anticuerpos que favorecen el desarrollo del sistema inmunitario del bebé, protegiéndolo por un lado, de todo tipo de infecciones (de orina, otitis, diarreas, …), alergias, diabetes, etc.  y también de enfermedades de tipo crónico durante la infancia y en la edad adulta.
Además, los estudios más actuales demuestran que la leche de nuestra propia especie influye en el desarrollo del sistema nervioso del niño, su sistema metabólico (son menos obesos), incluso en su capacidad intelectual (tienen un coeficiente intelectual más alto). 

Es beneficiosa para la salud de la madre.
La lactancia materna también es beneficiosa para la madre porque: acelera su recuperación después del parto; previene de enfermedades maternas (se reduce el riesgo de padecer anemia, osteoporosis, cáncer de mama y de ovario); y existe menor incidencia de depresión posparto.

Favorece el vínculo afectivo madre-hijo.
La lactancia produce beneficios psicológicos tanto para la madre como para el bebé

Es un elemento vivo.
Se adapta en cada momento a las necesidades  nutricionales y a la capacidad digestiva del niño. Posee ingredientes especiales que no se encuentran en las leches artificiales y que son esenciales para el crecimiento y desarrollo del bebé

Es cómoda.
La leche materna siempre está disponible y a la temperatura adecuada, y no hay que prepararla, calentarla ni esterilizarla.

Es económica.
La leche artificial cuesta durante el primer año de vida entre 1500 € y 1800 €. La leche materna es gratis.

Es ecológica.
No produce residuos de ningún tipo (cartón, plásticos, etc.). No consume agua ni energía.

CLAVES PARA UNA LACTANCIA CON ÉXITO.

TRAS EL PARTO, CONTACTO INMEDIATO
Será más fácil cuánto antes te coloques el bebé al pecho.

EVITA INTERFERENCIAS
Los biberones y chupetes pueden confundir al bebé y arriesgar la lactancia. Mejor evítalos. El uso de chupetes y tetinas durante las primeras semanas pueden confundir la  succión de los bebés, ya que el movimiento de la lengua, las mejillas y la mandíbula es diferente. Si los ofrecemos a un niño inexperto puede acabar haciéndose un lío y rechazar el pecho. A partir de que el bebé tenga un mes de vida, se puede introducir “el chupete”..

LACTANCIA EXCLUSIVA A DEMANDA.
Lactancia a demanda: Sin mirar el reloj. Cada vez que el bebé de señales de hambre y todo el tiempo que necesite. Lo habitual es entre 8 y 12 tomas por día las primeras semanas. La composición nutritiva de la leche va cambiando a lo largo de la toma. Ofrece un pecho hasta que lo suelte por sí mismo (solo así podrá tomar la leche más cremosa que sale al final) y después ofrécele el segundo. No siempre lo querrá. Hay niños que tienen bastante con un pecho cada vez.La próxima vez que quiera mamar puedes empezar por el otro pecho. Si ha tomado de los dos, hay que ofrecerle el pecho del que haya mamado menos rato, o el que notes más congestionado. Aunque haya pasado poco tiempo desde la última vez que ha mamado, la leche siempre estará a punto. Los pechos son como fábricas siempre dispuestas a producir toda la leche que tu hijo quiera. Recuerda que tu hijo querrá disfrutar de tu contacto acurrucado en tus brazos. Sentir el latir de tu corazón, le hará sentirse feliz y relajado.A partir del tercer día, debemos observar que el bebé moje con frecuencia los pañales, unas seis veces al día. Ésta es la señal de que está recibiendo leche suficiente...

POSICIÓN CORRECTA.
La postura es fundamental: El bebé debe coger con su boca no sólo el pezón sino también un buen bocado de pecho.Una postura inadecuada  causa dolor y grietas en la madre, tomas interminables que se juntan unas con otras, escaso aumento de peso, llanto e intranquilidad y conduce con frecuencia al fracaso de la lactancia. La forma más fácil de aprender es sentada. Es útil utilizar un banquito como reposapiés, y también usar una almohada o cojín para acercar al bebé y tenerlo bien apoyado frente al pecho. La mamá tiene que tener la espalda recta y los hombros cómodos y relajados. Hay que acercar el bebé a la madre y no al contrario. El bebé debe estar cómodo, sin tener que esforzarse para llegar al pecho. Todo su cuerpo tiene que estar en línea recta, y la boca debe quedar a la altura del pecho..¿Cómo enseñar al bebé a succionar correctamente?Estimúlale para que abra la boca, rozándole el labio superior con el pezón. Cuando tenga bien abierta la boca, como si bostezase, será el momento de acercarlo suave pero rápidamente al pecho, de manera que abarque el pezón y buena parte de la areola. Su labio inferior ha de quedar doblado hacia fuera, la nariz y la barbilla están rozando el pecho. Existen otras posiciones para dar el pecho al bebé: en el sofá, en una silla, tumbada en la cama, posición “balón de rugby”, sentado sobre tu pierna “a caballito”. Todas las posiciones son correctas.

BUSCA INFORMACIÓN ACTUALIZADA.
Busca información actualizada. Recuerda también que es muy útil asistir durante el embarazo a las reuniones de los grupos de lactancia. .Es probable encontrar información contradictoria sobre lactancia materna y esto puede confundir. En ocasiones, es difícil saber dónde buscar la información adecuada, pero, poco a poco, irás encontrando las respuestas por ti misma y sabrás distinguir la información útil de los mitos y prácticas equivocadas que a menudo rodean la lactancia materna.

APOYO FAMILIAR.
Es bueno aprovechar todas las oportunidades para descansar y buscar la ayuda de la pareja, la familia o los amigos..La lactancia en este período inicial, a menudo comporta una gran disponibilidad física por parte de la madre y se convierte en un trabajo a jornada completa, con poco tiempo libre. Sólo la madre puede amamantar, pero coparticipar en la crianza de un hijo va mucho más allá de la alimentación del bebé, incluye cuidar también de la madre, velar por la comodidad de los dos, responsabilizarse de muchas otras tareas, ofrecer apoyo y confianza, y, por supuesto, darles mucho amor.

EL PESO DEL BEBÉ       

La preocupación por el peso es muy frecuente entre las madres lactantes, pero en la mayoría de los casos todo está funcionando bien y el niño está ganando adecuadamente. Tenga en cuenta que:

La mayoría de las gráficas de peso y longitud de que disponemos actualmente están confeccionadas con niños que en su mayoría fueron alimentados con biberón y constituyen solo una ayuda orientativa ya que los bebés alimentados con leche artificial son más gorditos que los amamantados. La OMS ha confeccionado gráficas a partir de niños alimentados óptimamente al pecho que son más adecuadas para valorar el crecimiento de los lactantes. Están disponibles desde abril de 2006 en: http://www.who.int/childgrowth/en/ 

Las gráficas se realizan a partir de datos estadísticos (son un “modelo estadístico”) por lo que la mitad de los niños normales están por debajo de la media. Es más importante la valoración clínica del niño: su aspecto, vivacidad, si moja 4-5 pañales diarios...

Es más importante la velocidad de crecimiento que el peso en un momento determinado. Ganancias aproximadas:

0-6 sem 20 gr/día
<4m 100-200 gr/sem
4-6m 80-150 gr/sem
6-12m 40-80 gr/sem

El crecimiento del niño debe controlarlo el pediatra en la consulta. No es una buena idea pesar al niño a menudo en la farmacia porque puede inducir a error. Pasado el primer mes no es necesario pesar al niño cada semana, salvo circunstancias especiales por indicación del pediatra.
(Información extraída de la Asociación Española de Pediatría)

EXTRACCIÓN DE LA LECHE MATERNA

Puede ser útil que la madre aprenda a extraerse la leche en los siguientes casos:

La extracción de la leche puede hacerse de forma manual o mediante un sacaleches (manual o eléctrico). No es recomendable utilizar sacaleches de pera porque este aparato no se puede limpiar bien y por tanto,  esa leche no sirve para almacenarla.

Consejos para facilitar la extracción:

1º Estimula el pezón con suaves movimientos rotatorios antes de la extracción.

2º Estimula los pechos

- Masajear: oprimiendo firmemente el pecho hacia las costillas, realizar un movimiento circular  con los dedos en un mismo punto, sin deslizar los dedos sobre la piel. Después ir cambiando  hacia otra zona del seno.

- Frotar: el pecho cuidadosamente desde la parte superior hacia el pezón. Continuar este movimiento desde la periferia del pecho hacia el pezón, por todo alrededor.

- Sacudir: ambos pechos suavemente inclinándose hacia delante.

Extracción con bomba (manual o eléctrica):

La extracción se realiza con sacaleches manuales o eléctricos. El sacaleches manual es para casos puntuales o un corto período de tiempo. Los sacaleches eléctricos son los más eficaces para extraer leche, pero también los más caros aunque estimulan y mantienen la producción de leche y son fáciles de usar. Se utilizan para períodos largos.

Extracción manual.

La extracción manual requiere más práctica, pero es buena para algún momento de congestión

Al final de cada movimiento de compresión, cambia la posición del pulgar y del índice para asegurar un mejor vaciado. Es importante evitar los siguientes movimientos: No hay que apretar, ni deslizar ni estirar del pezón.              

CONSERVACIÓN DE LA LECHE MATERNA

Se puede almacenar en un recipiente de vidrio o de plástico estéril: en tarritos o bolsas especiales.

Tiempo de conservación: para bebés sanos y a término

Cómo descongelar la leche:

En un recipiente con agua caliente, o bien se deja durante 12 horas en el refrigerador. Una vez descongelada, utilizar en las siguientes 24 horas.

Cómo calentarla:

No se puede calentar directamente  (el calentamiento directo al fuego puede alterar algunos componentes de la leche). Meterla en un recipiente con agua caliente (la leche sólo tiene que estar templada).

Recomendaciones:

CÓMO DAR LA LECHE DESCONGELADA

El uso del biberón puede hacer que el bebé pierda la costumbre de mamar. Además, los niños que no están habituados al plástico de la tetina suelen rechazarla. Una buena alternativa es ofrecer la leche materna al niño en un vaso (hay que llenarlo poco), con una cuchara o con una jeringuilla.

CLAVES PARA COMPAGINAR LACTANCIA Y TRABAJO

Cada vez más madres deciden no interrumpir la lactancia cuando vuelven al trabajo e, incluso, descubren que mantener ese vínculo les hace más soportable la separación. Existen muchas maneras de combinar trabajo y lactancia, cada una adaptada a tus preferencias y circunstancias laborales y familiares. Aquí tienes algunas claves:

Recomendaciones:

Otras consideraciones:

En el trabajo, los primeros días se tendrán subidas de leche. Pasados unos días, la situación se normaliza. No es necesario acostumbrar al bebé  antes de comenzar a trabajar. (Si la persona que lo va a cuidar quiere probar, bastará con 2 o 3 días antes). Sacarse leche será necesario con 2 o 3 semanas antes.

Es importante no agobiarse. Recuerda: es más importante que el bebé mame cuando estéis juntos que el bebé tenga leche extraída.

MEDICAMENTOS Y LACTANCIA

La mayor parte de medicamentos no contraindican la lactancia materna. En el caso de que  necesites recibir un tratamiento, indícale al médico que estás dando el pecho y/o consulta la página web del Hospital de la Marina Alta de Denia www.e-lactancia.org . En esta página aparece un listado de medicamentos compatibles con la lactancia.

CALOSTRO: LA PRIMERA LECHE.

La principal causa de fracaso precoz de la lactancia es la administración de suplementos (leche o suero glucosado), basada en la falsa creencia de que los primeros días la madre no tiene leche suficiente. Muchas veces contribuimos a mantener esta creencia con frases como: “Al principio no hay leche, sino calostro” o “hasta el tercer día no se produce la subida de la leche”. Pero realmente el calostro no es más que un tipo de leche. Es el alimento perfecto para los recién nacidos. Es extraordinariamente digerible y tiene un alto contenido en proteínas, vitaminas y minerales, además de una altísima concentración de anticuerpos que lo protegen de enfermedades.

Ningún otro líquido (ni agua, ni leche de fórmula, ni suero glucosado) puede ser tan beneficioso para los niños durante los primeros días, muy especialmente para los prematuros, que necesitan un escudo extra que refuerce sus defensas. El calostro tiene además un efecto laxante que ayuda al bebé a expulsar el meconio, lo que disminuye el riesgo de padecer ictericia. También favorece la maduración de su piel y de las mucosas con el fin de obstruir el paso de sustancias nocivas.

A medida que pasan los días, el calostro se va transformando en lo que se denomina leche de transición, en la que disminuye la concentración de anticuerpos. Aún así, tu hijo continúa recibiendo defensas que se mantendrán mientras tome pecho, y lo harán más resistente inmunológicamente, incluso cuando la lactancia dura algunos años.

Alrededor de la tercera semana después del parto, la leche de transición se convierte en leche madura, un alimento completo y equilibrado que suministra al niño todos los nutrientes necesarios y en las proporciones exactas. Además, es muy digestiva y no causa estreñimiento.

Un niño sano que tome el pecho a demanda no necesita más alimento que la leche materna antes de los seis meses. No necesitan biberones de agua, zumos, leche artificial ni infusiones de ningún tipo. Pero, si por cualquier razón fuese necesario darle algún líquido, es preferible hacerlo con vaso, cuchara o jeringa, evitando así el riesgo de confusión.

TODOS LOS PROBLEMAS TIENEN SOLUCIÓN.

La lactancia no suele presentar dificultades. Pero, a veces, y sobre todo al principio puede surgir algún problema. Debemos recordar que todos los problemas relacionados con la lactancia tienen solución y que existen profesionales de la salud y grupos de apoyo que te ayudarán a resolverlos.

1-PROBLEMAS DE LAS PRIMERAS SEMANAS.

PEZONES PLANOS O INVERTIDOS.

Hay que informar y asesorar a la mujer que podrá dar el pecho igualmente si lo desea.  Normalmente el niño succionando forma el pezón. Si el pezón es plano  de  un solo pecho, se puede enseñar a la madre a que críe al niño con el otro pecho exclusivamente. Si persisten las dificultades, se puede extraer la leche manualmente o con sacaleches y dárselo con vasito o jeringuilla, e intentarlo de nuevo cuando el niño tenga alguna semana, ya que su capacidad de succión aumenta y puede agarrarse mejor al pecho. Existen también en el mercado formadores de pezones que solucionan el problema.

La operación de aumento de los senos no suele representar un problema para amamantar. Sin embargo, las operaciones de reducción sí pueden impedir la lactancia, dependiendo del tipo de procedimiento quirúrgico realizado. En los casos de cáncer de mama (después de la cirugía y la radioterapia) es posible el amamantamiento del pecho sano e incluso en algunos casos, del pecho afectado por el cáncer.

INGURGITACIÓN MAMARIA O PECHOS CONGESTIONADOS

Suele aparecer entre los días segundo y quinto tras el parto. La mujer presenta los pechos muy congestionados, tensos, duros y dolorosos; la areola está tan tensa que al bebé le resulta muy difícil agarrarse incluso puede aparecer fiebre moderada. La forma de tratarla es aplicando calor local con compresas calientes o una ducha, para facilitar la salida de la leche. Otra posibilidad es extraer un poco de leche antes de la toma para que el niño pueda cogerse al pecho con mayor facilidad. También se puede apretar hacia las costillas (con el dedo pulgar y el resto de la mano formando una C y rodeando la areola, durante unos segundos) e ir cambiando la posición, girando como las agujas de un reloj. Consulta con tu médico porque puede recetarte un analgésico o antiinflamatorio. Para aliviar el dolor y la inflamación, tras la extracción o la toma del niño, es bueno la aplicación de frío.

GRIETAS.  

Cuando aparece una grieta, el pecho duele en el momento en que el niño se coge al pecho y el dolor se alivia cuando el bebé se suelta.

Si la mujer siente dolor desde el principio de la toma, se debe revisar la posición para evitar las grietas. Si la grieta ha aparecido, es recomendable la posición de “balón de rugby” para evitar el dolor  y corregir la grieta.

Otras causas de grietas pueden ser: la excesiva humedad de los discos de lactancia sobre todo los plastificados; las fibras sintéticas del sujetador (es mejor usar lino y algodón); el uso de jabones y  cremas. Tampoco es necesario lavar el pecho antes y después de cada toma. Es recomendable al terminar la toma, añadir al pezón unas gotas de leche y dejarlo secar.

2-PROBLEMAS DE APARICIÓN MÁS TARDÍA.

CONDUCTO OBSTRUIDO.

Los conductos lácteos se obstruyen si la leche no fluye bien. A veces se puede notar un “bulto” en el pecho y causar sensación de dureza, tirantez o dolor. Hay que cambiar la posición para que se drene el conducto obstruido, debemos buscar una posición en que la barbilla del niño esté tocando la zona donde tengamos  el “bulto”.

MASTITIS.

La mujer suele presentar fiebre elevada, con sintomatología gripal, y suele afectar a un solo pecho. Consulta siempre con tu médico. El tratamiento será con antibióticos, pero estos no son incompatibles con la lactancia y el niño, necesariamente, tiene que seguir mamando para ayudar a que se resuelva el problema. Aunque los síntomas desaparezcan, el tratamiento prescrito tiene que continuarse hasta el final.

CANDIDIASIS MAMARIA.

Es un hongo que puede desarrollarse en uno o ambos pechos. El dolor suele ser muy intenso, punzante, y casi continuo como “alfileres clavándose hacia dentro”. El dolor no está relacionado con la postura. El comienzo de la toma suele ser indoloro, el dolor aumenta progresivamente a lo largo de la toma, y cuando el niño suelta el pecho el dolor se mantiene e incluso aumenta y persiste durante largo rato. Consulta siempre con tu médico, en muchas ocasiones hay que recurrir a antifúngicos.

CRISIS DE LACTANCIA.

Son momentos en los que de forma inesperada se produce un aumento de la demanda del niño, como si se quedara con hambre, la producción “parece” que no sea suficiente y los pechos se notan blandos. Habitualmente coinciden con períodos de crecimiento del lactante; en la tercera semana después del parto y también hacia el  mes y medio. En estos períodos, el niño pide más cantidad de leche, aumentando la frecuencia de las tomas. Estas crisis se resuelven aumentando la frecuencia de las tomas como el niño nos solicita, y mediante descanso materno y apoyo familiar. Para que se ajuste en un par de días la oferta a la demanda.

Alrededor de los tres meses la mayoría de los niños pasan por una etapa en la que se muestran especialmente inquietos y nerviosos, se conoce como  “crisis de los tres meses”. Puede parecer que el niño “se pelea” con el pecho, solamente mame unos minutos y su aumento de peso se haga más lento, al mismo tiempo que tus pechos quedan más blandos. Todos estos cambios son normales y pasajeros.

3-HUELGA DE LACTANCIA Y RECHAZO DEL PECHO.

En ambos casos el niño no quiere el pecho y la madre suele tener la sensación de que el niño la rechaza a ella. La huelga de lactancia suele ser intermitente, transitoria y de ambos pechos. El rechazo al pecho suele ser por un período largo, el bebé suele rechazar un solo pecho y puede ocurrir desde el principio de la lactancia o aparecer en cualquier momento.

Algunos factores de estas situaciones pueden ser: la mala postura, el retorno de la menstruación, cambios en el sabor de la leche por algún alimento o bebida, cambios en el jabón o perfume de la madre, ansiedad materna, obstrucción nasal. Hay que tratar de indagar los posibles motivos, ensayar distintas posturas alternativas e intentar dar de mamar en un ambiente tranquilo, mimando al niño y aprovechando ponerle al pecho cuando está adormilado. El niño debe ser examinado por su pediatra para descartar posibles infecciones, fiebre, otitis etc.

Si rechaza sólo un pecho y ya se han probado diferentes trucos sin  resultado, no hay que forzar al bebé. Se puede amamantar sin problemas de un solo pecho.

Debes recordar que esta información es de carácter general y no sustituye las recomendaciones de un profesional de la salud experto en lactancia materna.

EL LLANTO DEL BEBÉ.

A veces se equipara la lactancia a demanda con “darle el pecho cada vez que llora”. Pero los niños no lloran sólo por hambre, y no siempre lloran cuando tienen hambre.

El niño también puede llorar por otros motivos: porque tenga cólicos, gases, frío, calor, el pañal sucio, porque necesita compañía y sentirse seguro, o por un exceso de estímulos (demasiadas visitas, juegos o arrumacos). En muchos casos lo más práctico para la madre es ofrecerle primero el pecho y si no se tranquiliza buscar otras posibles métodos de calmar el llanto: acunarle, estrechar y arrullar al bebé, bañarle, aliviarle los gases, o pedir ayuda a algún familiar que se lleve al niño a pasear un par de horas.

Es habitual que algunos niños sean más propensos al llanto por la tarde, están intranquilos y maman continuamente. Erróneamente esta situación puede llevarla a pensar que “se ha quedado sin leche” e intentar dar a su hijo un biberón.

Ciertos prejuicios muy extendidos atribuyen al llanto del niño características negativas “te toma el pelo” “es manipulador” “son muy listos” “lo hace para llamar la atención”. El pecho no solamente es comida: es también contacto físico, consuelo, cariño. Mamar satisface simultáneamente la mayor parte de las necesidades físicas y afectivas del lactante, un lactante puede pedir pecho aunque no tenga hambre (y su madre puede dárselo).

Es necesario que los padres comprendan que el llanto indica siempre una necesidad; que el niño que llora está sufriendo y necesita consuelo y afecto.

CÓLICOS DEL LACTANTE.

El cólico del lactante puede aparecer con lactancia materna o artificial. Suelen aparecer sobre las tres semanas y desaparecen a los tres o cuatro meses. Según los estudios más actuales, el cólico se puede prevenir llevando al niño en brazos más tiempo desde su nacimiento. Si el cólico ha aparecido se puede intentar calmar al bebé: abrazándolo, paseándolo, o dándole masajes en la barriga.

Solamente en un 1% de los niños, el cólico puede ser debido a una alergia alimentaria. En caso de sospecharse alergia, se puede probar a eliminar productos lácteos de la dieta de la madre durante unos diez días. Si el niño mejora,  es preciso hacer una prueba reintroduciendo el  alimento en la dieta de la madre. Si no se produce ningún síntoma, podemos pensar que el problema se ha solucionado por casualidad; y si los síntomas reaparecen, realizar pruebas de alergia y evitar el alimento desencadenante durante un   período prolongado.

PREMATUROS. MÉTODO CANGURO.

El método canguro consiste en colocar al prematuro en contacto piel con piel con su madre, y permitirle mamar precozmente. Este método previene infecciones y otras complicaciones, acelera el aumento de peso, estabiliza la frecuencia cardiaca y respiratoria y disminuye las apneas. Por otro lado, también ayuda a la madre a sentirse más segura y confiada para cuidar a su hijo, lo que a su vez permite el alta precoz.

Bebés entre la semana 31 y 32 son capaces de succionar directamente del pecho de su madre. La leche de la madre que ha dado a luz prematuramente, contiene durante varias semanas, una mayor cantidad de proteínas, calcio, sodio y otros nutrientes que la madre que ha dado a luz a término. La leche de la propia madre es, por tanto, especialmente adecuada para el prematuro.

Cuando el prematuro es de muy bajo peso, la madre tendrá que sacarse leche para administrársela a su hijo por sonda. La extracción de leche se iniciará pocas horas después del parto en cuanto la madre se sienta capaz. Al principio sólo logrará extraer unas pocas gotas, es normal. Es más eficaz sacarse la leche con frecuencia pero durante cortos períodos. Es conveniente guardar la leche obtenida en la primera parte de la extracción y darle la leche más grasa del final, para acelerar el aumento de peso.

El padre también puede “apuntarse” a este método. Los bebés se relajan muchísimo y los padres se sienten emocionados y muy vinculados a sus hijos.

CUIDADOS DE LA MADRE

Dar el pecho no exige cuidados especiales para la madre, pero toda la atención que prestes a tu salud será beneficioso para tu hijo. Aquí tienes algunos consejos:

Toma una ducha diaria. El cuidado de los pezones es suficiente con la ducha, no conviene lavarlos antes y después de cada toma.

Beber mucha leche o tomar muchos lácteos no es imprescindible para la salud de la madre y, a menudo, puede producir problemas a los bebés, como cólicos y alergias.

INTRODUCCIÓN DE LA ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA

La Asociación Española de Pediatría, al igual que la Organización Mundial de la Salud recomiendan la lactancia exclusiva hasta los seis meses y en combinación con otros alimentos, como mínimo hasta los dos años, y después, tanto tiempo como madre e hijo quieran. Es a partir de los 6 meses, cuando el lactante está preparado para recibir alimentos sólidos (con cuchara). Sabremos que está preparado porque:

Adelantar  la introducción de los alimentos complementarios, no representa ninguna ventaja nutricional para el bebé, y puede aumentar el riesgo de alergias alimentarias. Durante el primer año de vida es preferible  ofrecer primero el pecho y luego los alimentos complementarios. Durante este primer año mientras el bebé hace unas 4 ó 5  tomas diarias no necesita otros alimentos lácteos como yogurt, queso, o leches artificiales. Los cereales pueden prepararse con leche materna, agua o caldo, no es necesaria la leche artificial.

¿Hasta cuándo daré el pecho? Nadie puede decidir por ti cuánto tiempo vas a amamantar, algunas madres dan sólo unos meses y otras, algunos años. Sea cual sea tu decisión seguro qué será la mejor.

FALSOS MITOS Y CREENCIAS 

Existen una serie de mitos relacionados con la lactancia, que no tienen ninguna base científica, y que pueden acabar con ésta. Algunos ejemplos de estos mitos:

Los bebés deben mamar diez minutos de cada pecho. FALSO!

La lactancia es a demanda en tiempo y en frecuencia. Cada bebé necesita su tiempo, unos tardan más y otros  menos. VERDADERO!

Los bebés deben alimentarse de un solo pecho en cada ocasión o siempre de los dos pechos. FALSO!

Hay bebés que maman de un sólo pecho cada vez y otros bebés de los dos. VERDADERO!

Si el bebé llora y no aguanta tres horas, la leche de la madre no es suficiente, está aguada. FALSO!

Los bebés y sobre todo los primeros días suelen realizar entre 8 y 12 tomas. Al principio de la toma la leche está más aguada, pero a lo largo de la toma se va haciendo más grasa. VERDADERO!

Para que el niño aguante toda la noche, hay que darle un biberón. FALSO!

Los bebés y sobre todo los primeros días suelen realizar entre 8 y 12 tomas (eso incluye la noche). Están haciendo su trabajo (alimentarse para crecer). Puede ser que te resulte cómodo darle tumbada en la cama. VERDADERO!

Un biberón es una ayuda para la madre. FALSO!

El biberón puede confundir al bebé porque la forma de succionar es diferente. Además cuántos más biberones demos al bebé, menos estimulará la producción de leche materna. VERDADERO!

No se puede amamantar a gemelos. FALSO!

El pecho se adapta a la demanda. Si hay doble demanda hay doble producción. Lo que si necesitarás es más ayuda por parte del papá o la familia y aprender a dar el pecho a los dos bebés a la vez. VERDADERO!

No se puede dar de mamar  con pechos pequeños, o si se tienen los pezones planos o invertidos. FALSO!

Independientemente del tamaño o forma de los pechos, cualquier mujer puede amamantar. VERDADERO!

Si la madre toma medicación  hay que suprimir la lactancia. FALSO!

La mayor parte de medicamentos no contraindican la lactancia materna. En el caso de que  necesites recibir un tratamiento, indícale al médico que estás dando el pecho y/o consulta la página web del Hospital de la Marina Alta de Denia www.e-lactancia.org . En esta página aparece un listado de medicamentos compatibles con la lactancia. VERDADERO!

Los niños necesitan tomar agua o no recibirán líquidos suficientes. FALSO!

Los niños alimentados con leche materna no necesitan tomar ningún otro líquido hasta los seis meses (ni agua,  ni suero, ni leche de  fórmula), excepto que lo recete el médico (p.e. si el bebé sufre una diarrea). VERDADERO!

Dar el pecho a los niños mayores de un año crea dependencia y es malcriarlo. Después de los seis meses la leche materna no alimenta. FALSO!

La Organización Mundial de la Salud y la Asociación Española de Pediatría recomiendan la lactancia exclusiva hasta los seis meses y después combinada con otros alimentos al menos hasta los dos años de vida. VERDADERO!

Amamantar estropea el pecho y engorda. FALSO!

Una ventaja adicional de amantar es que tu cuerpo quema alrededor de 500 cal/día para producir leche. Si quisieras perder peso, es recomendable hacerlo de forma gradual, siguiendo una dieta equilibrada y haciendo al  menos 1800 cal/día. VERDADERO!

El tamaño del pecho aumenta con el embarazo y la lactancia. Cuando se acaba la lactancia, es posible que el pecho esté menos firme, pero eso es resultado del embarazo y de factores genéticos, no de amamantar. VERDADERO!

BIBLIOGRAFÍA UTILIZADA Y RECOMENDADA
Manual práctico de lactancia materna. Carlos González. ACPAM 2004. barcelona, 2004, 1ª edic.

Lactancia materna: Guía para profesionales. Comité de lactancia materna de AEPED. Monografía de la AEP nº 5, Ed. Ergon, Madrid 2004, 1ª edic.

Claves para amamantar con éxito. Guía de Alba Lactancia Materna. Barcelona.

Guías: Lactancia materna, Junta de Andalucía. Dar el pecho, Medela. Respuesta a tus preguntas, en el corazón de la lactancia, grupo NR.

Mamare Castellón | JULIO Y SEPTIEMBRE Reuniones todos los lunes a las 11h en el Centro de Salud Gran Vía de Castellón
Mamare Almazora | Reuniones quincenalmente, 2° y 4° viernes de cada mes, a las 10h en el CSI Pío XII
mamarecastello@gmail.com